http://Mujeres%20Paridad%20de%20género

Introducción

En Chile y el mundo aún prevalecen desigualdades importantes de género en diversas esferas de la vida en sociedad.

Una de estas es la participación en el mundo laboral donde existe una brecha importante entre la participación femenina y masculina, así como también, respecto del trabajo no remunerado (labores de cuidado y tareas domésticas) en donde ellas dedican el doble o más horas del tiempo que los hombres.

22,6%

De los escaños en la Cámara de Diputadas y Diputados son ocupados por mujeres y el 23,3% en el Senado.

24,6%

De concejalas electas en la última elección (SERVEL, 2016).

20%

De las altas gerencias en el mundo privado son mujeres.

10,6%

De los directorios en empresas en Chile que reportan a la Comisión para el Mercado Financiero (Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, 2020).

Por lo anterior, debemos considerar que las leyes y políticas públicas no son neutras, sino que generan impactos diferenciados para cada grupo, pudiendo incrementar, mantener o reducir las desigualdades de género.

Es por esto, que la perspectiva de género, concepto definido por el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC) en 1997, es una estrategia crucial para incorporar las preocupaciones y experiencias de todas las personas en el diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de la legislación, las política públicas y los programas en todas las esferas, impulsando así una mayor igualdad entre hombres y mujeres.

Es así como muchas cartas magnas a nivel mundial consideran una perspectiva de género: 139 Constituciones reconocen garantías de igualdad de género y 23 Constituciones tienen cláusulas específicas sobre derechos de las mujeres.

¿Qué es la paridad
de género?

La paridad de género en el ámbito político busca equiparar la participación de hombres y mujeres en los espacios de poder y de toma de decisiones.

Paridad de Género en la Convención Constitucional

Chile será el primer país del mundo en llevar a cabo un proceso constituyente en el que el órgano a cargo de redactar la Constitución estará compuesto por un número similar de hombres y mujeres.

La elección de constituyentes se realizará a través del mismo sistema usado para las elecciones parlamentarias, el Método D´Hont. Este modelo matemático permite la asignación de escaños en proporción a los votos obtenidos por una lista electoral.

Paridad en las listas de Constituyentes

Con el objetivo de corregir el sesgo provocado por el orden en el que aparecen los candidatos, las listas deberán ser encabezadas por una candidata y luego un candidato, generando así un mecanismo “cebra” de mujer, hombre, mujer, hombre.

Si el número de escaños que corresponde al respectivo distrito es par, cada lista deberá incluir un igual número de candidatos hombres y mujeres. Si el número de escaños en el respectivo distrito es impar, cada lista permitirá que uno de los sexos supere al otro en una persona. Por ejemplo, el distrito 20 elegirá 8 constituyentes, por lo que suponiendo que existen 3 listas, si cada lista lleva 9 candidatos deberán estar constituidas por 5 mujeres y 4 hombres o viceversa.

Paridad en los resultados de la elección de Constituyentes

Si el número de escaños en el respectivo distrito es par, deberán resultar electos igual número de hombres y mujeres.

Si el número de escaños en el respectivo distrito es impar, el resultado debe ajustarse para que no exista una diferencia mayor a un escaño entre hombres y mujeres.

Se ordenarán las candidaturas de menor a mayor votación. Si de eso resulta subrepresentado un sexo, se ajustará el resultado dentro de cada pacto para que las votaciones mayoritarias del sexo subrepresentado obtengan los escaños correspondientes, en reemplazo de las minorías del sexo sobrerrepresentado.

Por ejemplo, y en el caso ficticio de que en el distrito 15, hecha la distribución conforme a D´Hondt, resulten electos 5 hombres. Esto se corregirá, primero determinando que deben ser electas 2 mujeres. Luego, se ordenarán los 5 hombres electos preliminarmente de menor a mayor votación, posterior a esto se eliminarán las 2 minorías entre los hombres y serán reemplazados por las 2 mujeres con mayor votación de su partido político.

Historia de Participación Política de las Mujeres en Chile

La participación política de las mujeres ha sido un fenómeno relativamente reciente, conforme ellas han luchado por conquistar espacios de poder y participación que por décadas han estado limitados solo para hombres. A continuación, mostraremos los hitos más importantes de este proceso en Chile.

1812
1818
1875
1915
1922
1931
1934
1935
1941
1949
1951
1952
1970
1991
2006
2015
2016
2017
2020

1812

Javiera Carrera, quien ya había trascendido por inspirar a sus hermanos José Miguel, Juan José y Luis para pelear por la independencia, crea la primera bandera de Chile.

1818

Paula Jaraquemada esconde en su hacienda de Paine a las tropas del Ejército Libertador luego de su derrota y se niega a entregarlos ante la presión de los soldados realistas.

1875

Un grupo de mujeres de San Felipe intentó inscribirse en los registros electorales con el fin de votar, pero su petición fue rechazada. Tendrían que pasar casi 60 años para que pudieran votar por primera vez.

1915

Se crea el Club de Señoras, que aboga por conceder derechos civiles a la mujer.

1922

Se funda el primer partido de mujeres de Chile denominado Partido Cívico Femenino

1931

Se constituye el Movimiento Pro-Emancipación de las Mujeres de Chile.

1934

Las mujeres lograron el derecho a elegir y ser elegidas en las elecciones municipales, lo que se concretó con lo dispuesto en la Ley N° 5.357.

1935

Las mujeres en Chile votan por primera vez en una elección municipal (los requisitos además eran ser mayor de 25 años, saber leer y escribir y poseer un bien raíz en la comuna en que se votaba).

Se presentaron 98 candidatas a las elecciones municipales, las primeras en que podían participar, resultando electas 26 en cargos de regidoras.

Asimismo, Alicia Cañas Zañartu se convirtió en la primera alcaldesa en ser elegida por votación popular, en Chile y Sudamérica. Ese mismo año, Elena Caffarena junto con Olga Poblete fundan el movimiento PRO- emancipación de las mujeres de Chile (MEMCH)

1941

Se presenta un proyecto de ley para dar plena participación política a las mujeres en las elecciones presidenciales y parlamentarias.

1949

Se aprobó el derecho a voto para las mujeres mayores de 21 años que supieran leer y escribir en las elecciones presidenciales y parlamentarias.

1951

Inés Leonor Enríquez Frodden fue la primera diputada en la historia de Chile (elegida en votación complementaria para reemplazar a Ángel Evaristo Muñoz García).

1952

Las chilenas votaron por primera vez en unas elecciones presidenciales y parlamentarias; donde, con más del 50% de los sufragios, María de la Cruz Toledo se convirtió en la primera mujer en ocupar un escaño en el Senado de la República.

1970

El número de mujeres habilitadas para votar igualó al de los hombres en el Registro Electoral.

1991

Creación del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam).

2006

Michelle Bachelet asume como la primera presidenta del país.

2015

Se introduce la exigencia de cuotas de paridad de género en las listas que presenten los partidos y se establecen incentivos económicos para la participación femenina en las candidaturas.

2017

Las candidatas al Congreso superaron, por primera vez en la historia de Chile, el 30% de las postulaciones totales, presentándose cuatro veces más candidatas que en las elecciones 2013.

2020

Se establece de manera inédita en el mundo la paridad en el proceso constituyente.